25/5/11

Zanahoria, Daucus carota

Es una hortaliza con un alto contenido en agua y con un buen aporte de vitaminas y minerales. La zanahoria es un estupendo bronceador porque es muy rica en betacaroteno, sustancia antioxidante precursora de la vitamina A que es lo mejor para que nuestra piel consiga un bronceado bonito y duradero ya que estimula la producción de melanina que es el pigmento responsable del color de la piel. Los betacarotenos son también potentes antioxidantes protegiendo la piel de los radicales libres.

Composición química de la zanahoria:
Agua 89%
Hidratos de carbono 7%
Lípidos 0, 2%
Proteínas 0, 9%
Retinol 1, 3 mg/100 g
Vitamina C 6 mg/100 g
Potasio 280 mg/100 g
Sodio 75 mg/100 g
Hierro 0, 7 mg/100 g
Fósforo 34 mg/100 g
Calcio 41 mg/100 g

Uso culinario
Las zanahorias se pueden comer crudas o cocinadas. Pierden muy poco valor alimenticio cuando se cocinan, de hecho, algunos nutrientes están más disponibles para el cuerpo.
Las zanahorias pueden ser ralladas, cortadas en trozos, exprimidas para jugo, asadas, hervidas, cocidas al vapor, fritas al dente, asadas a la parilla, y acompañan muy bien a cualquier otro vegetal. Aumentan el valor nutritivo de las sopas, guisados, ensaladas y sopas.

    Aceite vegetal de zanahoria (macerado)
   Es muy rico en vitamina A, promueve el bronceado pero NO protege del sol y da una buena apariencia a la piel. También es antioxidante y suavizante, retrasa los efectos del envejecimiento, protege la piel de los radicales libres y mantiene la elasticidad de la piel.
   Como aceite corporal de bronceado usaremos un 50-100% (con aceite de oliva y/o jojoba) Para aceite o crema diaria facial (aporta un color naranja) usaremos un 20-30% junto con aceite de avellanas y jojoba para piel mixta y aceite de borraja y rosa mosqueta para piel seca y madura.
   También se recomienda como un after-sun (30 a 50%) para promover la regeneración de la piel, suavizarla y mantener un agradable bronceado uniforme después de la exposición solar. Se usa junto a aceite de rosa mosqueta y caléndula y esenciales de lavanda y ciprés azul.

También podemos encontrar el extracto de CO2 de zanahoria que es más concentrado en betacarotenos que el aceite por lo que su uso se reducirá a un 0.5 a 5% según el preparado.

A partir de las semillas de zanahoria se obtiene el aceite esencial y el hidrolato:

- Aceite esencial de zanahoria:
   Para las pieles muy secas, quemadas, bronceadas en asociación con el limón y la lavanda por sus propiedades regenerantes y como revitalizante celular.
   Para cuperosis, manchas, arrugas con Rosa Mosqueta, Geranio.
Diluido en un aceite vegetal, protege la piel del clima estimulando y preservando el film hidrolipídico.
   En sinergia, con el Te de Labrador, es depurativo del hígado y de los riñones y favorece la eliminación de las toxinas.

- Hidrolato de zanahoria:
Se puede usar puro en aerosol, mezclado con otros o como fase acuosa en cosméticos: Anti-inflamatorio, calma la irritación y el enrojecimiento.
    Regenerante; promueve la renovación y el crecimiento de las células de la piel.
   Regenerante hepato-biliar, limpia y estimula el hígado, la vesícula biliar y los riñones. Se utiliza como una cura para librar el cuerpo de toxinas;una cucharada por litro de agua durante 20 días.

4 comentarios:

Maatkare* dijo...

Qué análisis más completo Lidia. Gracias por compartirlo; en cuanto llegue a casa me apunto las cositas que no sabía en mi cuaderno de apuntes naturales :)

Besitos

Lidia dijo...

Gracias guapa! Me alegro de que te sea útil.

rocio dijo...

Guapa, tienes un premio en mi blog. Bss

Lidia dijo...

Mi primer premio!!!!! Jejeje, que ilusión que venga de ti!

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba